Libros para niñas, libros para niños

¿Hablamos de libros para niñas y libros para niños?.

¿Hacemos un post-denuncia-reivindicación en el que mostramos, una vez más, que estamos hasta el mismo moñete de los libros infantiles que reproducen casposos, retrógrados y limitantes estereotipos de género?

Igual debería. Es más, seguro que debería.

Porque tendemos a creer que hay cosas, como las desigualdades de género, que están superadas. Y lo creemos simplemente porque en nuestro círculo social más cercano no encontramos determinados comportamientos, reflexiones, opiniones…O ¿quizás no estamos estamos entranadas para verlos?.

Porque somos muy modernas, porque estamos muy leídas, y tenemos estudios superiores, y carreras profesionales, pero luego, un día, sales a comprar un regalo a un juguetería “convencional” y te ves recorriendo el “pasillo rosa”, y te da grima. (Menos mal que en Little Granada tenemos Viel Spass, que NO tiene pasillo rosa).

Y luego te da mucha más grima cuando te enteras de que hay propuestas de ocio infantil que incluyen cumples para niñas en los que las chicas se maquillan, se hacen la manicura, desfilan como modelos sobre una pasarela…

La grima se convierte en cabreo cuando ves anuncios en los que se sexualiza a niñas muy pequeñas, cada vez más pequeñas… O cuando vas una gran cadena de ropa y descubres que venden bikinis con relleno en el pecho para niñas a las que les faltan mucho tiempo para tener pechos de verdad.

Y el cabreo da paso a la indignación cuando tus hijas comienzan a crecer y un día, te sueltan alguna barbaridad sobre las cosas que son propias de niños y de niñas. Algo que no han aprendido en casa. Y no me refiero a cosas como que niños y niñas jueguen a juegos diferentes, sino a lo que ocurre cuando asocian valores y capacidades diferentes a niños y niñas (valor, coraje, fuerza, inteligencia… para unos; debilidad, indefensión, dependencia… para otras).

Este fantástico vídeo sobre un expermiento, que se hizo viral, lo expone muy bien. ¿Qué ocurre cuando les dices a chicos y chicas, de diferentes edades, que hagan algo “como una niña”. Brutal. Precioso.

Así que si, va  a ser que si, que las palabras de hoy tienen ese punto de reivindicación. Que podría decir “Estas cosas están superadas, son algo del pasado etc.”. Pero es que no es verdad. Es que hay que abrir los ojos y posicionarse, y tomar una actitud activa en este tema.

Disculpadme si en las reflexiones anteriores hablo siempre de las niñas, pero tengo dos hijas y el sesgo es casi inevitable.

Sin embargo, que nadie piense que ésto va únicamente de niñas. La desigualdad no es una cosa de niñas, ni de mujeres. Nos afecta e incumbe a todas las personas, a toda la sociedad, sin excepciones.

Si eres madre o padre de un niño, sigue leyendo por favor, ésto es también para ti. Cómo podría no serlo. Porque las desigualdades y estereotipos de género resultan igual de limitantes para los niños y porque ellos tienen que ser parte del cambio.

Como dice Gloria Steinem, “estoy contenta de que hayamos comenzado a criar a nuestras hijas más como a nuestros hijos, pero no funcionará hasta que criemos más a nuestros hijos como a nuestras hijas”.

libros feministas

Ampliamos los horizontes de las niñas, pero también tenemos que hacerlo con los de los niños, porque siguen siendo muy limitados.

Debemos proporcionar modelos masculinos diferentes a los niños y niñas, pero también tenemos que brindarles modelos femeninos a seguir.

Una forma estupenda de hacerlo en la infancia es a través de los cuentos.

El reto aquí estriba en encontrar buenos cuentos. Y es que en este tema abundan cuentos con muy buena intención, llenos de valores, de mensajes positivos…, pero que son un auténtico peñazo.

Los cuentos infantiles, hablen de lo que hablen, tienen que ser de calidad. Tienen que gustarles a los peques, porque si no, no los leerán. Así de simple.

Vale que tengan un “mensaje”, pero aquellos que son pura “propaganda” para niños y niñas resultan infumables. No sé vuestros hijos e hijas, las mías tienen un “detector de rollazos moralistas adultocéntricos” muy afinado.

modelos femeninos positivos

Sin embargo, algunos títulos, consiguen aunar calidad literaria y artística con valores. Por ejemplo, si hablamos de diversidad, seguro que os viene a la cabeza Elmer, el elefante de colores.

Pues bien, si hablamos de ofrecer modelos femeninos a niños y niñas, creo que la colección “Pequeña & Grande” es un auténtico acierto. Y si os sirve mi experiencia, para mis hijas está resultando un triunfazo en toda regla. Les encanta.

En casa somos muy fan del álbum ilustrado, y la colección Pequeña y Grande de Isabel Sánchez Vergara destaca, entre otras cosas, por sus maravillosas ilustraciones (realizadas por Ana Albero, Gee Fan Eng, Amaia Arrazola, Maria Diamantes, Elisa Munsó o Frau-Isa).

Son libros hermosos, editados con una calidad maravillosa, un tesorillo para quienes amamos el papel.

Los textos rimados son precisos, infantiles, que no simples, inspiradores.

Hasta el momento, la editorial ha publicado ocho títulos, dedicados a Dian Fossey, Amelia Earhart, Audrey Hepburn, Cocó Chanel, Frida Khalo, Ella Fitzllerald, Marie Curie y Agatha Christie.

Pequeña & Grande habla de mujeres valientes, soñadoras, con una gran determinación. Y ofrecen un modelo maravilloso tanto a niñas como a niños.

En casa estamos haciendo la colección, y ya tenemos Pequeña & Grande Dian Fossey, Amelia Earhart y Agatha Christie.

Y es maravilloso además cómo se interesan por las vidas de estas mujeres, por sus logros, sus aportaciones, sus conquistas. Ahora mismo están completamente fascinadas con Dian Fossey. Y me encanta. Y están haciendo que les enseñe un poquito de historia gracias a Amelia Earhart. Por mi parte, me permito el lujo de hablarles de Agatha Christie, esperando que algún día me acompañen en mi pasión por la novela negra 😉

 

Hay muuuuchos más cuentos que pueden ayudarnos en la tarea de romper estereotipos. Si os interesa, os dejo aquí el link a una publicación estupenda de la Diputación de Granada (elaborada por la Asociación de Mujeres Politólogas): La mochila violeta.

La mochila violeta es una estupenda guía de lectura no sexista que recoge libros para niñas y niños de todas las edades: contiene joyas como Los doce abrigos de mamá, títulos clásicos como “Arturo y Clementina” (de la legendaria colección “En defensa de las niñas”, de Adela Turín), mi adorado “Corazón de madre”, joyas actuales como “Malena Ballena”, o los títulos de la colección “Érase dos veces” (una reinterpretación de los cuentos clásicos).

la mochila violeta

Probablemente, quienes habéis leído hasta aquí no os asustaréis si hablo de feminismo ¿verdad?. Porque sabemos que el feminismo es una cuestión de igualdad, y que no tiene nada que ver con la antimasculinidad, ni es lo opuesto al machismo, ni ninguna chorrada de esas ¿a que si?. Uf, qué alivio oye. Incluso si tenéis hijos, quizás hasta os apetece  leer interesantes reflexiones sobre cómo criar a un hijo feminista.

Es que con toda la manipulación que hay sobre el feminismo, casi tenía miedo de que os hubiérais tragado esas milongas 😉

Señoras, señores, hoy, más que nunca, ha sido un auténtico placer…