Experiencias para disfrutar en familia
#somoslittle

Prehistoria en familia: la Cueva de las Ventanas

¿Un plan en familia para pasar el día fuera de la capital?: visitar las cuevas de Píñar.

Por poner un ejemplo, porque nuestra provincia tiene casi infinitas posibilidades para hacer de turistas en nuestra tierra. Nosotros no nos cansamos nunca de recorrerla, y es uno de nuestros destinos turísticos favoritos, tanto para pasar un fin de semana, como para hacer una escapadita “de ida y vuelta”.

Así, hemos pasaeado últimamente por Las Alpujarras o el Altiplano (disfrutando de la arquelogía y la historia, pero también de los placeres de las aguas termales), en preciosas escapadas ideales para fin de semana o puente largo.

cuevas de Píñar

Hoy os proponemos “dar el salto” a la comarca de los Montes Orientales, para visitar las cuevas de Píñar, también conocida como Cueva de las Ventanas. Ojo, que los Montes Orientales tienen mucho más que ver y disfrutar (y prometemos contarlo en otro momento), pero la vista a estas cuevas son un “must” del turismo familiar en nuestra provincia, así que vamos a comenzar por aquí.

La visita a las cuevas de Píñar es un plan perfecto “de ida y vuelta”. Me explico, es ideal para pasar el día. Este pequeño municipio se encuentra apenas a 40 minutos de la capital, así que no da nada de pereza coger el coche. Casi todo el recorrido es por autovía, con muy poquita carretera comarcal, lo que siempre se agradece.

entrada cueva de Píñar

Nosotros estuvimos a principios de septiembre, cuando aún apretaba el calor, pero es un plan fantástico para cualquier época del año. Además, una de las grandes ventajas es que este bien de interés cultural no cierra nunca. En serio. Está abierta todos los días del año.

cueva de las ventanas

Desde luego eso es una muestra de la voluntad de atraer visitantes de este municipio, y de su apuesta por el turismo. Y no es la única. Os diré que en este sentido nos sentimos muy satisfechos de la experiencia en todo momento, y no puedo menos que destacar la profesionalidad de todo el personal del Ayuntamiento y de la cueva: tanto en la oficina de turismo con durante la propia visita.

Realizamos la visita un lunes. Por escasos minutos no conseguimos llegar a la última visita de la mañana, así que reservamos la primera de la tarde (el horario de visitas es de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 19:00).

mirador de Píñar

La informadora turística nos indicó algunos puntos interesantes a recorrer, como las ruinas del castillo o el paseo por el mirador aledaño, así que nos dimos un paseo mientras hacíamos hora para comer.

El pueblo tiene un montón de restaurantes, pero si hacéis la visita en lunes (que me consta que es de raretes)  la cosa está complicada, ya que cierran todos. Afortunadamente, hay una almazara cercana que estaba abierta y tiene restaurante. Por supuesto, también se puede comprar allí el estupendo Aceite Campopineda si os apetece.

turismo familiar en Granada

Eso si, en fin de semana, hay un  montón de opciones entre las que escoger. Entre el público familiar tiene mucho éxito la Granja escuela El Castillo, que además de las actividades o las exhibiciones de vuelo con rapaces, también cuenta con Restaurante. Creo que es una buena opción, así que no descarto ir otro día para visitarla.

Después de comer, nos dirigimos a la puerta del Ayuntamiento, donde se coge el famoso trenecito neumático que te lleva hasta las cuevas. Y si, el trenecito es un triunfazo absoluto con la gente menuda (aunque confieso que a mi también me encantó).

Y aquí comenzó el lujazo total. Estábamos solos. Soooooolooooooos. Oye que lo entiendo, quién va un lunes de verano a primera hora de la tarde a hacer la visita. Pero desde luego, hacerlo y que todo resulte perfecto gracias a la profesionalidad de todo el personal, no tiene precio.

Total, que la casualidad quiso que disfrutáramos de una espectacular visita guiada y “privada” por la cueva.

tren visita cuevas de Píñar

No os explico toda la historia de la cueva, porque merece la pena disfrutarla allí, pero si queréis algo de información previa, la web del Ayuntamiento está bastante bien.

Desde el punto de vista de la visita en familia os diré que resulta una experiencia estupenda.

Para comenzar, la cueva es accesible para personas con movilidad reducida, lo que la hace también accesible para carritos de bebé. Si no me equivoco, es única en España en este sentido. Desde mi punto de vista ir con el carrito de bebé a todas partes es un latazo, y recomiendo dejarlo en el maletero y realizar la visita con un buen portabebé si os hace falta.

jabali entrada cueva de las ventanas

La temperatura de la cueva es de 13 grados durante todo el año, así que hay que llevar ropa de abrigo, incluso si la visitáis en verano, porque hace fresquete dentro. Y si la chaqueta que os ponéis tiene gorro…¡mejor!, que por algo se han formado dentro espectaculares estalagtitas y estalagmitas.

interior cueva de las ventanas

El recorrido es interesante y atractivo para peques gracias a las escenas de la vida cotidiana que se representan en diferentes puntos del camino, así como a las reproducciones de especies de fauna extintas.

Durante algo menos de una hora, una estupenda guía acompaña al grupo explicando la historia de la cueva, su formación y sus usos a lo largo del tiempo, así como curiosidades de distinto tipo.

La cueva es verdaderamente espectacular e incluso hay una zona que se ha habilitado para realizar actividades culturales como conciertos, recitales etc., que deben ser todo un lujazo.

Claro que si le pregunto a mis hijas si prefieren un concierto dentro de la cueva o pasar el día en la fiesta de la prehistoria que el pueblo celebra en verano…creo que lo tendrían muy claro 😉

¡Nos vemos en Píñar!