Experiencias para disfrutar en familia
#somoslittle

Los primeros pasos del bebé

¿Cómo son los primeros pasos del bebé?, ¿cómo transcurre el proceso natural que le lleva a aprender a andar?, ¿qué calzado debe utilizar al principio?, ¿los andadores están recomendados?…

Son muchas las preguntas que se nos plantean cuando llega el momento en que nuestro bebé va a aprender a andar, y demasiadas las veces que las respondemos con “el consejo de la vecina” (amiga o familiar, da igual).

podologo granada
Foto: Beatriz Muñoz López

Por eso, hemos recurrido a una auténtica profesional en este campo,Lorena Galiano Osáez, Podóloga de Clínica Salus, que nos regala este contenido fantástico repleto de información de calidad y buenos consejos para la etapa en la que nuestros bebés comienzan a caminar.

Esperamos que os guste.

La marcha humana

La marcha humana es un proceso aprendido que está influenciado por numerosos factores medioambientales.

Etapas en su desarrollo

Existen distintas etapas en su desarrollo como: reptación, gateo, marcha asistida y marcha independiente.

etapa de gateo en bebés
Foto: Beatriz Muñoz López

No todos los bebés pasan por la etapa del gateo, y en un principio no hay que alarmarse. La marcha independiente se consigue hacia los 12-18 meses. Y no será hasta los 5-7 años que su marcha se asemeje a la de los adultos.Hablamos de marcha asistida cuando el bebé comienza a desplazarse apoyándose en sillas, sofá u otros muebles. El niño aprende solo, a través de su propia iniciativa e interés por descubrir su entorno. Es lo que llamamos “libertad de movimiento”.

Mejor nos olvidamos de los andadadores o tacatás…

No están recomendados los andadores, tacatás u otros. El uso de estos dispositivos además de aumentar el riesgo de caídas y accidentes domésticos no permiten el propio desarrollo y aprendizaje del niño. Obligan al bebé a mantener una postura y soportar un peso para el que su sistema musculoesquelético aún no está preparado.

Recordad que alcanzar estas etapas no es una carrera contrareloj: Un niño está preparado para caminar cuando sea capaz de levantarse por sí sólo del suelo y sin ayuda.

aprender a andar
Foto: Beatriz Muñoz López

Calzado para los primeros pasos

El pie desde el nacimiento hasta aproximadamente los 8 meses tiene mayor sensibilidad exteroceptiva que la mano. A través de sus pies los bebés empiezan a conocer su entorno: intentan tocar las cosas con los pies, se los llevan a la boca, patalean, incluso pueden tocarse las orejas con los talones. Y es muy importante que el niño tenga esa libertad de movimiento. Por lo que no se debe calzar al niño hasta que inicie la marcha. Los zapatos limitan esta posibilidad de experimentar.

Cuando son muy pequeños al llevarlos de paseo se le pondrán unos calcetines o patucos para protegerlo del frío o de la humedad. No deben emplearse zapatos con suela rígida que son incómodos para el lactante, les limitan su rango de movimiento y con los que pueden hacerse daño con punteras duras al patalear.

El calzado ideal para el niño que da sus primeros pasos debe ser un calzado que proteja el pie a la vez que respete la amplitud de movimiento y la sensibilidad. Se recomienda que estén fabricados con piel suave, sin punteras ni suelas duras, contrafuertes o refuerzos rígidos. Están desaconsejados los calzados abotinados.

Hacia los dos o tres años, cuando el niño ha ganado coordinación y equilibrio puede utilizar calzado que se asemeje más a los del adulto.

calzado aprendizaje bebe
Foto: Beatriz Muñoz López

Cómo Podóloga y como madre mi consejo es que, en casa y siempre que se pueda, el niño esté descalzo, así permitimos el desarrollo de la propiocepción del pie, y eso va a hacer que ellos se relacionen con el entorno, que tomen conciencia de su postura y será beneficioso para el aprendizaje y desarrollo normal del movimiento.

podologa clinica salus
Foto: Beatriz Muñoz López

En guardería o en zonas que haya más peligro de golpes, caídas de objetos sobre sus deditos, frío… aconsejo un calzado flexible pero que tenga suela de goma antideslizante y que proteja los dedos (tipo attipas o similar). Este tipo de zapato debe estar ajustado al pie del bebé: si le está un poco grande pierden estabilidad y si le está pequeño es molesto en los dedos.
Cuando ya caminen para la calle lo ideal es un calzado de piel suave o de algodón que transpire, con suela de goma flexible que permita el movimiento del pie, reforzado en la zona del talón. Si tiene puntera de goma suave mejor (evitaremos golpes directos sobre los dedos que puedan afectar a sus uñas). De nuevo, recordemos: evitar los abotinados.

“Mi niño anda raro, se cansa, tropieza…”

Una de las preocupaciones de los padres durante los primeros años de desarrollo del niño es la percepción anormal de la apariencia del pie y una marcha atípica. Muchos de los niños considerados “torpes” o que no les gusta el deporte, en realidad tienen una forma de andar que les dificulta esto.

No debemos olvidar que el niño está en fase de desarrollo, crecimiento y formación constante, y por esto las alteraciones que pueda presentar se pueden consolidar y hacerse permanentes en la etapa adulta.

aprender a andar bebé
Foto: Beatriz Muñoz López

Las alteraciones más comunes son la marcha de puntillas y caminar con los pies hacia dentro: aunque estos procesos suelen mejorar espontáneamente, en otras ocasiones son el reflejo de algún problema neuromuscular. Por ello es importante acudir a un profesional sanitario cuando veamos alguna anomalía en la marcha de nuestro pequeño.

Los niños son un grupo de población vulnerable a los estímulos externos, por ello es imprescindible el control periódico, una evaluación precoz de la marcha y del pie de un niño puede evitar muchas patologías en la edad adulta.

podologa granada
Foto: Beatriz Muñoz López

Tener un buen apoyo plantar y una marcha fisiológica garantizará un mejor desarrollo psicomotriz del niño y favorecerá su actividad física y el interés por la práctica deportiva.

Caídas frecuentes y torpeza al caminar sin motivo aparente, dolores plantares y cansancio prematuro del niño nos deben alertar para consultar al podólogo.

Si queréis contactar con Lorena, podéis hacerlo en Clínica Salus, en Calle Primavera nº24 (Granada), o llamando al 640 03 18 33.

Y si buscáis un calzado apto para los primeros pasos, os recomendamos los Attipas, que podéis encontrar en Porteo Feliz, en Paseo del Salón nº4 (Granada).