Experiencias para disfrutar en familia
#somoslittle

Cuando vuelva a ser pequeña, vestiré siempre de Boboli

Cuando vuelva a ser pequeña, vestiré siempre de Boboli, lo tengo clarísimo.

Y eso me llevará hasta la Calle Alhóndiga, donde Consuelo, de la Tienda Boboli Granada, me tratará como a un reina. Porque seré reina, no princesa, eso también lo tengo claro.

Iré hasta su tienda dando un paseo por el centro, porque las minireinas de Granada seguiremos siendo de hacer compras en el centro, pasear por nuestra ciudad y después tomar un helado en Los italianos, por ejemplo.

Entonces, elegiré mi ropa.

ropa infantil comoda

No elegiré ropa con lazos ni puntillas, porque pican, son incómodas y hacen que mis hermanos y yo parezcamos sacados de una peli antigua.

Tampoco elegiré ropa con la que parezca una mujer en pequeñito; caramba, ¡seré una niña!, así que eligiré ropa que sirva para lo más importante en mi vida ahora mismo: jugar mucho.

Y para poder jugar sin preocuparme de nada más, tengo que llevar ropa cómoda.

Que no me apriete, que no tenga botones en los pantalones hasta que no sea lo bastante mayor como para poder abrochármelos yo sola sin pedir ayuda. Si me compro unos pantalones serán de los que tienen la cinturilla con una gomita, porque algunas niñas somos muy delgadas y otras mas redondas, o somos redondas en una época y delgadas un poco más adelante. Estamos creciendo, y lo hacemos muy rápidamente…

ropa para niño de calidad

Compraré dos o tres “equipos” para todos los días. Para el cole y para el parque. Algún legging también caerá, porque vienen fenomenal para trepar a los árboles y subir a los columpios. A los legging de Boboli no les salen agujeritos, ni se rompen al primer rodillazo, por eso me gustan.

Y camisetas claro, muuuuuchas camisetas. De manga larga o manga corta, para llevar debajo de sudaderas o jerseys, de una chaqueta vaquera o un chubasquero.

Me va a costar mucho elegir porque las camisetas de Boboli son lo mas bonito que he visto nunca. Tienen colores alegres, dibujos muy chulos y algunas también tienen “cosas”, adornos o lentejuelas que hacen que un dibujo cambie de color. Me encanta tocar las lentejuelas hacia arriba y hacia abajo una y otra vez…

Como iré con mamá o con papá, porque por muy reina que sea, seguiré siendo pequeña, también querrán que compremos algo para los días en los que hay que vestir “de bonito”. Cuando vamos a casa de los abuelos, para las fiestas y esas cosas.

ropa bonita niña boboli granada

Una reina sabe que un poco de brilli brilli en tu vida nunca viene mal, así que elegiré un vestido bonito y moderno, a lo mejor con un estilo un poco rockero… Quizás les de un gusto y elija ese con el que parezco una niña muy buena (o lo que la gente piensa que es una niña muy buena), porque en el fondo también me gusta un poco, no para el parque, está claro, pero es bonito…

De camino, seguro que mis padres le compran algo a mi hermano. A mi me parece estupendo, porque aunque él es aún pequeño y no puede elegir, no me gustan nada algunas de las cosas que la gente le regala (a los bebés y a los niños muy pequeños les regalan muuuucha ropa). Con la mayoría de ellas parece un “miniseñor”, y es raro.

ropa bebe boboli granada

Si además aprovechan para comprarle un regalito a la vecina, que acaba de tener un nieto, les voy a decir que le compremos una de esas cajitas preciosas, que tienen dentro un conjuntito de bebé con varias cosas, gorrito y todo eso que llevan los bebés. La caja es tan bonita que da igual lo que lleve dentro (bueno a la mamá del bebé no le dará igual, está claro) y los regalos tienen que ser bonitos.

coleccion newborn boboli

Y cuando se me quede la ropa pequeña, se la daré a mi prima, que es algo que solo puedo hacer con la ropa de Boboli, porque cuando crezco, y aunque la haya usado mucho, la ropa sigue estando perfecta, y puede volver a usarse por otra niña.

A veces me compran ropa muy barata, porque es graciosa o está de moda, pero se rompe muy rápido, o incluso cambia, es muy raro, una camiseta empieza siendo “normal” y luego las mangas cambian de sitio, y cuelga más por un lado que por otro…Esas cosas siempre acaban en la basura y casi nunca aguantan en el cajón hasta que se me quedan pequeñas porque he crecido. Entonces no es tan barata, digo yo…Con la ropa de Boboli eso no pasa.

tiendas boboli Granada

Después, cuando hayan pasado unos meses, yo habré crecido de nuevo, y se me verán los tobillos con los pantalones de antes, y el ombligo, así que habrá que comprarme ropa otra vez… Volveremos a ver a Consuelo en la Tienda Boboli Granada y, si tenemos suerte, incluso habrá un taller chulo en su tienda, o un cuentacuentos, algo divertido…¡y caramelos!, porque caramelos siempre hay, y me pone uno en la bolsa (o dos, sin que lo vean los mayores).

Me han dicho que ahora Consuelo es amiga de otra gente que me cae bien y que tiene tiendas con cosas muy bonitas, como Belén y Vega, de Viel Spass, la juguetería mas chula de Granada, o Blas, de Lycka (yo me quedaría a vivir en Lycka), y otros que dicen que son Little…no se lo que es, pero creo que mola.

Por eso vamos a ir el fin de semana a una feria que organizan todos ellos en el Museo Memoria de Andalucía. Me encanta ir al Museo. Dicen que habrá un montón de actividades divertidas para niños y niñas, y para bebés, y que en el stand de Boboli habrá cuentacuentos…¡y caramelos!.

Seguro que Consuelo me da mas de uno…